Internacional

Crisis energética amenaza a la marca «Made in Germany»

"A nivel mundial, no hay ninguna economía que esté más expuesta a los cambios de la globalización que Alemania", dice a DW Andreas Nölke, profesor de ciencias políticas de la Universidad Goethe, en Fráncfort.

Alemania es el tercer mayor exportador del mundo, por detrás de China, que ocupa el primer lugar, y muy cerca de Estados Unidos, que ocupa el segundo. Pero las guerras comerciales y el aumento de las tensiones entre Occidente y China, la crisis de suministro provocada por la pandemia y, más recientemente, la guerra de  Ucrania, han alterado el orden en el que se ha basado gran parte de la prosperidad de Alemania.

«A nivel mundial, no hay ninguna economía que esté más expuesta a los cambios de la globalización que Alemania», dice a DW Andreas Nölke, profesor de ciencias políticas de la Universidad Goethe, en Fráncfort.

Nölke es autor del libro Exportismo: la droga alemana, en el que sostiene que Alemania se ha vuelto adicta a su poderosa base exportadora y necesita un nuevo modelo económico para responder a las exigencias de un nuevo contexto global.

«Alemania fue uno de los países que más se benefició del periodo de globalización que hemos visto desde 1990 hasta, y quizás justo después, la crisis financiera mundial», asegura Nölke. «Pero ahora se puede ver que los datos en torno a la globalización están disminuyendo lenta, pero constantemente. Creo que Alemania tiene problemas». Los datos comerciales de Alemania de mayo de 2022 revelaron el primer déficit comercial del país en más de 30 años, lo que significa que ha importado más de lo que ha exportado.

El problema del gas amenaza con causar un efecto dominó 

Nölke sostiene que una de las últimas y más acuciantes amenazas es la crisis en torno a la energía rusa, en particular el gas. La mayor economía de Europa ha sido una de las más dependientes de la energía rusa durante décadas, pero la guerra ha obligado a un colosal replanteamiento.

Con la UE apresurándose a reducir las importaciones de energía rusa y la propia Rusia recortando la cantidad que suministra, muchas grandes industrias exportadoras de Alemania se preguntan cómo pueden sobrevivir sin la energía relativamente barata de la que han dependido durante tanto tiempo.

Si bien el impacto de la crisis energética se ha centrado sobre todo en los hogares, la industria alemana podría verse muy afectada.

Una encuesta de las Cámaras de Industria y Comercio alemanas (DIHK) entre 3.500 empresas reveló que el 16 por ciento de ellas estaba reduciendo su producción o interrumpiendo parcialmente sus actividades debido al aumento de los precios de la energía. «Son cifras alarmantes», dijo el presidente de la DIHK, Peter Adrian.

Las advertencias son cada vez más graves. Commerzbank, uno de los mayores prestamistas corporativos alemanes, advierte del riesgo de una «grave recesión». El sector químico es el más sensible: cerca de un tercio de la cuota de energía de casi el 30 por ciento que tenía en 2020 correspondía a materias primas, como el gas, que se utiliza directamente para fabricar determinados productos químicos.

Otros sectores clave que hacen un uso intensivo de la energía en Alemania son el metalúrgico, la producción de coque, aceite mineral, el vidrio y la cerámica. Algo que tienen en común casi todos, si no todos, los sectores que más necesitan energía es que son los principales impulsores de las exportaciones alemanas.

Rusia hoy, ¿China mañana?

La empresa alemana BASF, el mayor grupo químico del mundo, anunció que reduciría la producción de amoníaco debido a la subida de los costes energéticos, una decisión que podría afectar la producción de plásticos, la fabricación de fertilizantes y la industria de las bebidas gaseosas.

La producción de amoníaco ya se ha reducido en épocas de precios altos del gas y puede ser sustituida por proveedores extranjeros. Sin embargo, Nölke lo ve como un ejemplo de cómo las cosas pueden empezar a cambiar a largo plazo para la industria alemana. «Creo que el mejor ejemplo es la industria de piezas de automóviles y las empresas que producen piezas para las grandes compañías automovilísticas», dijo.

China sigue siendo el mayor socio comercial de Alemania, una situación que, según los críticos, es inaceptable dado el deterioro de las relaciones entre China y Occidente, y el riesgo de que apartarse de China se convierta en un imperativo político y económico.

Información DW

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si, porfavor
1
Únete a nuestra síntesis informativa
www.drvnoticias.com
¿Deseas recibir nuestra síntesis informativa?

NO ES UN GRUPO de Whatsapp