Multimedia

Aunque el cielo se mueva, los mexicanos son solidarios

Esta tradición de comerse un bolillo después de un susto no pasó desapercibido, después del sismo registrado en varios estados del país.

El cielo puede caerse, la tierra moverse, pero el mexicano no pierde la calidez y sentido del humor, pues muy al estilo del centro del país, tras el sismo de 7.7 grados con epicentro en Michoacán, no faltó quien saliera con su bandeja de bolillos «para el susto» y comenzó a repartirlos en la Ciudad de México.

Esta tradición de comerse un bolillo después de un susto no pasó desapercibido, después del sismo registrado en varios estados del país.

A través de redes sociales fueron compartidos videos de personas que salieron con una bandeja de panes cortados y fueron ofrecidos a las personas que tuvieron que desalojar viviendas, edificios, centros comerciales, entre otros lugares.

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si, porfavor
1
Únete a nuestra síntesis informativa
www.drvnoticias.com
¿Deseas recibir nuestra síntesis informativa?

NO ES UN GRUPO de Whatsapp