Internacional

Ataque con bomba en Turquía deja seis muertos y 81 heridos

Durante la madrugada turca, el ministro del interior, Suleyman Soylu, informó que la persona que había dejado la bomba en la avenida Istiklal había sido detenida, según reportó la agencia de noticias estatal Anadolu.

Turquía está en alerta. Un atentado con bomba dejó al menos seis muertos y 81 heridos en la céntrica calle Istiklal en Estambul, según confirmó el presidente de Turquía, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan.

«Hay personas que han muerto en un atentado con bomba a las 16:20 horas en Istiklal. Ofrezco mis condolencias a los muertos y mis deseos de recuperación a los heridos. El Estado encontrará a los organizadores de este ataque terrorista», afirmó Erdogan en una comparecencia de último minuto en la televisión pública TRT.

«El pueblo puede estar seguro de que se castigará a los agresores», agregó el mandatario, que parte hacia Indonesia para asistir a la cumbre del G20.

Durante la madrugada turca, el ministro del interior, Suleyman Soylu, informó que la persona que había dejado la bomba en la avenida Istiklal había sido detenida, según reportó la agencia de noticias estatal Anadolu.

Hasta ahora, ningún grupo ha reivindicado la autoría del atentado y se desconoce más información sobre la persona detenida. Sin embargo, medios locales reportaron que una mujer estuvo 40 minutos sentada en el lugar donde luego detonó la bomba y se alejó instantes antes de la explosión.

La avenida Istiklal, popular entre turistas y lugareños, es una calle repleta de tiendas y restaurantes, que se llenó de policías y ambulancias para atender a los heridos. En uno de los videos difundidos por las redes sociales, se escucha un fuerte estruendo y ven llamas, mientras los peatones huyen del lugar.

«Cuando oí la explosión, me quedé petrificado, la gente se quedó helada, mirándose unos a otros. Luego la gente empezó a huir. ¿Qué otra cosa se puede hacer?», contó Mehmet Akus, de 45 años, trabajador de un restaurante en Istiklal. «Mis familiares me llamaron, saben que trabajo en Istiklal. Los tranquilicé», agregó en entrevista con la agencia de noticias Reuters.

Los usuarios de las redes sociales afirmaron que los comercios cerraron de inmediato mientras las autoridades bloquearon la avenida. La policía movilizó personal especializado en explosivos por temor a más bombas, según la agencia Habertürk. 

Tras la explosión, la policía decidió cerrar la mezquita de Taksim. Soylu y el ministro de Justicia, Bekir Bozdağ, se movilizaron hacia Estambul. 

Erdogan calificó la explosión de un «ataque traicionero» y prometió que sus autores serían castigados. Cinco fiscales fueron asignados para investigar la explosión, según Anadolu.

Una investigación «meticulosa» y restricción a medios

Fahrettin Altun, jefe de comunicaciones del Gobierno, aseguró que «todas las instituciones y organizaciones de nuestro estado están llevando a cabo una investigación rápida, meticulosa y eficaz sobre el incidente».

En declaraciones a medios locales, Altun pidió a los medios de comunicación dar el “tratamiento adecuado” a la información sobre el ataque. «Invitamos a los medios de comunicación a ser responsables, a no basarse en contenidos desinformativos procedentes de las redes sociales, y a tomar como base las declaraciones de las autoridades públicas competentes», agregó. 

El organismo de control de los medios de comunicación de Turquía emitió restricciones temporales a la información sobre la explosión, una medida que prohíbe el uso de vídeos y fotos en primer plano de la explosión y sus consecuencias. El Consejo Supremo de Radio y Televisión ha impuesto restricciones similares en atentados anteriores. 

«Tras la explosión en Estambul, se realizaron transfusiones de sangre a los hospitales cercanos. No hay necesidad urgente de sangre en este momento”, comunicó en Twitter la Media Luna Roja turca. 

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, expresó sus condolencias a las víctimas de la explosión en Estambul.

El político belga agregó que “todos nuestros pensamientos están con los que están respondiendo (al ataque) y con el pueblo de Turquía en este momento tan angustioso”. 

Revive en Turquía el fantasma de los atentados 

Hasta ahora nadie ha reivindicado la autoría de la explosión.

Estambul y otras ciudades turcas fueron objeto en el pasado de separatistas kurdos, militantes islamistas y otros grupos.

El 20 de abril tuvo lugar el último atentado, cuando un guardia de prisiones falleció y otros nueve agentes fueron heridos tras la explosión de una bomba al paso del autobús que los transportaba hacia su lugar de trabajo cerca de la ciudad de Bursa, al noroeste del país.

El ataque de hoy recuerda lo vivido en 2016, cuando un militante del autodenominado Estado Islámico, EI, hizo explotar una bomba que llevaba en su cuerpo en la misma calle Istiklal, matando a cuatro personas e hiriendo a otras 36. 

En esa misma zona, el 15 y 20 de noviembre de 2003, Al-Qaeda se adjudicó otros ataques con explosivos que dejaron más de 50 muertos.

Fue entre 2015 y 2017 cuando Turquía sufrió los atentados más importantes de los últimos años, unos por parte del EI, y otros, por grupos kurdos. Hasta el ataque de hoy, Turquía vivía un periodo de tensa calma.

Información EFE

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si, porfavor
1
Únete a nuestra síntesis informativa
www.drvnoticias.com
¿Deseas recibir nuestra síntesis informativa?

NO ES UN GRUPO de Whatsapp