Ejidatarios “descarrilan” el Tren Maya en Quintana Roo

El Ejido Laguna Om rechazó cualquier acuerdo con el gobierno federal sobre las tierras que se necesitan para el paso del Tren Maya, si antes no les pagan la indemnización por la ampliación de la carretera federal Chetumal-Escárcega.

La decisión del núcleo ejidal del sur de Quintana Roo se suma a la postura de Bacalar, cuyas autoridades se bajaron de las negociaciones con Fonatur, hasta tener garantías de beneficios económicos a cambio de sus tierras.

Leopoldo Santos Fajardo, presidente del Comisariado Ejidal de Laguna Om (Nicolás Bravo), dijo que no habrá acuerdos con la entrega de terrenos por donde pasará el Tren Maya, hasta que el gobierno federal les pague la indemnización por 120 hectáreas de tierras por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Dijo que por el  momento toda negociación está detenida, porque los ejidatarios quieren que se les liquide la expropiación de sus tierras por un monto superior a  100 millones de pesos, que esperan desde 2008.

En la primera evaluación, la SCT sólo ofreció cinco millones de pesos por las 120 hectáreas de tierras afectadas; en la segunda oferta, 5.8 millones; y en la tercera, 17 millones 220 mil pesos, lo cual fue rechazado por asamblea.

Los primeros avalúos  fueron por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), quienes cobraron  aproximadamente 500 mil pesos.

La inconformidad es que al ejido de Bacalar, por 39.7 hectáreas, les pagaron 97 millones de pesos; al de Juan Sarabia, por 90 hectáreas, la SCT les pagó 60 millones; y al ejido de Felipe Carrillo Puerto por 116 hectáreas, pagó 116 millones, por lo que están en espera de un cuarto avalúo.

Con relación al tipo de evaluación que esperan, señalaron que de manera natural el ejido es un núcleo forestal, comercial y hasta turístico, por lo que se espera que durante la valoración de las 120 hectáreas afectadas, por lo menos se tenga un avalúo con denominación comercial.

El proceso de pago de indemnización inició aproximadamente en 2008 y el juez ordenó que se debe hacer un avalúo y que el núcleo agrario debe recibir un beneficio económico.

El presidente del ejido dijo que ante toda esta situación están detenidas las pláticas y negociaciones del Tren Maya, hasta que haya garantía de que se respetará el valor real y justo de sus tierras.

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp