Frena SRE nombramiento de Cónsul tras revelación de la periodista Dolia Estévez

Luego de que Dolia Estevez denunciara en un artículo denominado “De agresor Sexal a Cónsul”, que el recién designado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, Víctor Alberto Barreras Castro, como cónsul en Las Vegas por el Gobierno de López Obrador el día 20 de septiembre del 2019, fue detenido el 6 de mayo de 2011 por delito de estupro, el canciller Marcelo Ebrard suspendió el nombramiento.

“Leí la información que publica Dolia Estévez respecto a Víctor Alberto Barreras. Estoy ordenando que el Comité de Ética de la SRE verifique, mientras tanto el nombramiento queda suspendido.Toda la vida he sido feminista, actuaré en consecuencia respetando el debido proceso”, informó en un mensaje a través de sus redes sociales el Secretario de Relaciones Exteriores en México.

La periodista estadounidense Dolia Estevez refirió que Barreras Castro, cónsul en Las Vegas gracias al Gobierno de López Obrador (SRE Comunicado 20/09/2019), desde hace un mes, tuvo una orden de aprehensión en su contra por el delito de estupro (relaciones sexuales con menores de edad), “de acuerdo con el expediente número 141/2011 que obra en mi poder. La víctima de Barreras, cuyo nombre me voy a reservar para proteger su privacidad, tenía 14 años; él 24 años. Barreras quedó libre tras el pago de fianza”.

La denuncia contra Barreras, sostiene la reportera, fue interpuesta por la madre ante el juez Octavio Castrejón Martínez, consta de declaraciones testimoniales de la querellante, el padre y la tía-madrina de la víctima, y de la madre del inculpado, así como dictámenes de ginecología practicado por dos peritos.

“El inculpado se reservó el derecho a declarar ante el juzgado indicando que lo haría posteriormente por escrito. Sin embargo, en su declaración testimonial, Olivia Castro Pérez, madre del acusado, dijo que el 12 de enero de 2011, cinco días después de la agresión sexual, “su hijo le confesó” que tuvo relaciones con la menor en el domicilio de la casa que tienen en Pueblo Yaqui”.

Se narra en su despacho informativo que la víctima era alumna de Barreras en una secundaria de Ciudad Obregón donde ella estudiaba segundo año de secundaria y él daba clases de inglés como profesor suplente.


“Barreras la sedujo diciéndole que la quería, que le gustaba mucho, que cuando fuera mayor iba pedir permiso a sus padres para ser novios y que el sexo era para conocerse mejor. La agredida declaró que Barreras le enviaba mensajes con “palabras obscenas” y que poco a poco fue sembrando curiosidad para saber cómo se sentía tener relaciones sexuales”.

Manifestó que Barreras le dijo que no se preocupara por el embarazo o enfermedades, “porque él se había asegurado de que con las que había andado se había encargado de quitarles lo virgen porque ya había andado con muchas de su edad”. Es decir, la confesión de Barreras de que ella no era su primera víctima da fuerza a versiones no confirmadas de que hay más.

Luego de tener relaciones le pidió que “no fuera a decir nada a nadie ni tampoco de que andaba con él porque iba a arruinar su carrera y su vida, que lo iban a meter a la cárcel y que a los hombres que andaban con más ‘chiquitas’ abusaban de ellos en la cárcel”. La víctima dijo que, de regreso a Obregón, Barreras se detuvo en un puesto de “coyotas” en la carretera, le compró “coyotas” y pan, y la llevó a la escuela.

Con base en los testimonios, los dictámenes de peritos y la inspección ocular y fe ministerial del lugar de los hechos, el juzgado acreditó fehacientemente los requisitos probatorios del cuerpo del delito incurrido por el inculpado: conducta de acción consistente en tener cópula, cópula con una mujer menor de 18 años y seducción destinada a vencer su resistencia psíquica o moral para obtener la cópula con la víctima.

El Artículo 215 del Código Penal del Estado de Sonora establece que comete delito de estupro el que tiene relaciones sexuales con persona mayor de 12 y menor de 18 años, obteniendo su consentimiento por medio de la seducción o cualquier tipo de engaño. En el caso de Barreras, el juzgado estableció que “aun cuando haya dado consentimiento la ofendida para la realización de la cópula, esa voluntad o consentimiento estaban viciadas por la propia edad de la misma”.

La periodista reporta que la demanda contra Barreras terminó en sobreseimiento. Los padres aceptaron el pago de reparación de daños por un monto desconocido. Sin embargo, de acuerdo con especialistas consultados, el arreglo no exime a Barreras del delito de estupro que acreditó el juzgado. Sólo significa que se salvó de cumplir una condena de dos a cuatro años de prisión.

En su texto Dolia Estevez narra que indagó en la Cancillería si habían investigado la acusación de estupro contra Barreras y le pidieron tiempo para verificarlo. Que el lunes le comentaron que que no pudieron encontrar nada pagando las búsquedas en el sitio Búho Legal relacionadas al número de expediente 141/2011 que le proporcioné.

” Descartó de “puras grillas” las menciones en Facebook. “No tiene ningún antecedente penal ni en Sonora, ni a nivel federal”. A manera de prueba me envió dos “constancias”. La primera del Departamento de Dactiloscopia e Identificación del estado de Sonora, curiosamente fechada 23 de octubre de 2019, el día de mi consulta, y la segunda de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, fechada 24 de octubre”.

Concluye Estévez que Marcelo Ebrard escogió a un depravado sexual para cónsul en la llamada “Ciudad del Pecado” (Sin City), no por su perfil profesional o por su decencia, sino por ser protegido de Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC). En febrero, Durazo lo nombró director general de la “Unidad de Políticas y Estrategias para la Construcción de la Paz” de la SSPC, dependencia que hoy le gira constancia de buena conducta.

“Si la Cancillería insiste en perpetuar el corrupto sistema clientelar de saldar cuentas partidistas con cargos diplomáticos, lo menos que puede hacer es investigar competentemente los antecedentes de los seleccionados antes de se nombrados y no cuando pregunta una periodista. Por su propia admisión y confesión ante su madre, Barreras es un estuprador. Está inhabilitado para ser cónsul”.

“Su nombramiento debe ser anulado de inmediato si Marcelo Ebrard quiere evitarse un escándalo cuando el movimiento Me Too y la prensa estadounidense se enteren de que el gobierno de la Cuarta Transformación envió de cónsul a un estuprador. Su caso es indefendible. México no merece ser representado en ningún lugar del mundo por un agresor sexual de menores”, señala Dolia Estevez

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp