Internacional

7 medidas que ayudan a evitar un contagio con la viruela del mono

Aunque la tendencia al alza en los contagios por viruela del mono hizo que EEUU decretara la emergencia de salud pública por ese virus, la enfermedad sigue siendo poco usual y la mayoría de las personas tiene un riesgo bajo de contraerla. Te explicamos qué medidas ayudan a evitar un contagio.

Estados Unidos declaró esta semana la emergencia sanitaria ante el alza de contagios de la viruela del mono en el país, que ya registra más de 7,100 casos. Los estados más afectados son, en primer lugar, Nueva York, actualmente el epicentro del brote, seguido por California, Florida, Illinois, Texas y Georgia.

El primer caso de viruela del mono se registró en el país a mediados de mayo y en menos de tres meses el virus se ha expandido de forma persistente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también declaró una emergencia global por este virus, que se ha propagado por más de 70 países en lo que va del año.

En Estados Unidos, la emergencia decretada este jueves a nivel federal permite activar un plan de acción que, entre otras cosas, acelera la distribución de medicamentos y vacunas y la contratación de personal sanitario para afrontar el brote.

Pero a pesar de la tendencia al alza que muestran los contagios, la viruela del mono sigue siendo una enfermedad poco usual y la mayoría de las personas tiene un riesgo bajo de contraerla.

Más del 98% de los casos registrados hasta el momento ha ocurrido entre hombres que tienen sexo con hombres, sin embargo, las autoridades aclaran que no se trata de una enfermedad de transmisión sexual y que cualquiera puede padecerla. También han advertido que no se debe discriminar un sector de la población por la enfermedad, lo cual no solo no es justo ni real si no que podría empeorar el brote, como pasó con el VIH, advirtió el secretario general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

A medida que aumentan los casos se espera que el virus comience a afectar diferentes grupos sociales: los niños y bebés y las personas inmunodeprimidas presentan un riesgo mayor de padecer una enfermedad con más complicaciones.

En general, toda la sociedad debería estar al tanto de cómo evitar los contagios de esta enfermedad y tomar las medidas adecuadas. Aquí te mostramos siete consejos:

1. Evitar el contacto directo con personas que pudieran estar infectadas

La principal forma de transmisión de este virus es el contacto piel con piel con una persona infectada. Esto puede ocurrir a través del contacto sexual o íntimo, pero también de otras formas, en un contacto cercano y sostenido con alguien que tenga la enfermedad.

«Hablamos de encuentros cercanos de piel que muchas veces tienen que ver con sexo y otras no», explicó el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y principal asesor médico de la Casa Blanca.

Aunque el contagio se realice durante un intercambio sexual, este no obecede a una tranmisión sexual, si no al contacto cercano, con el sarpullido, los fluidos corporales o gotas respiratorias grandes de la otra persona.

Los expertos han recomendado limitar las parejas sexuales para «reducir el riesgo de estar expuesto» además de intercambiar información con cualquier nueva relación para poder contactar con ellas” en caso de que aparezcan síntomas de la enfermedad. Fauci, por su parte, aseguró que decirle a las personas que cambien su estilo de vida es un tema muy delicado y pidió, sobre todo, que las personas se informen y que sean honestas con sus parejas sexuales sobre posibles exposiciones previas.

2. Autoaislarse si aparecen síntomas

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC en inglés) recomiendan que una persona que cree que puede haber resultado contagiada o que empieza a presentar síntomas debe permanecer aislada.

Según los CDC, este virus es contagioso desde que aparecen los síntomas hasta que la erupción en la piel sana, lo cual tarda un promedio de entre dos y cuatro semanas.

Entre los principales síntomas de la infección están: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y dolor de espalda, ganglios inflamados, escalofríos, fatiga, síntomas respiratorios como dolor de garganta, tos o congestión nasal. También una erupción de la piel que puede parecerse a granos o ampollas, tanto en la cara, como en la boca, las manos, los brazos, los pies, el pecho, el ano y el área genital.

Las erupciones de la piel no se consideran completamente sanas hasta que se haya formado una nueva capa de piel.

Si no es posible el aislamiento se recomienda cubrir las lesiones, evitar el contacto físico con otras personas y usar mascarilla si hubiera síntomas respiratorios.

También se recomienda evitar el contacto cercano con animales y de ser posible no usar el mismo baño que el resto de la familia o demás habitantes de la vivienda.

3. No compartir toallas, sábanas ni ropa

El virus de la viruela del mono puede propagarse a través de objetos infectados que están en contacto con el cuerpo, como «ropa, sábanas, toallas y otros materiales porosos», dijo a ABC News la doctora Anne Rimoin, profesora de epidemiología de la Universidad de California, Los Ángeles.

La transmisión por ropas y tejidos no es tan común como el contacto piel con piel, pero también debe evitarse y tenerse en cuenta a la hora de compartir esas piezas con otras personas.

Los CDC, por ejemplo, también recomiendan no compartir vasos o tazas con una persona que pueda estar infectada.

4. Medidas del covid: lavarse las manos, usar mascarillas y desinfectar superficies

«La higiene de las manos es lo más importante, no solo para la viruela del mono sino para cualquier enfermedad infecciosa», dijo la doctora Jennifer Ashton, corresponsal médica en jefe de ABC News.

Y es que las manos son los vectores entre todo lo que tocamos y por dónde pueden entrar los gérmenes al organismo, como los ojos, la nariz o la boca. Es por eso que lavarlas a menudo y de forma exhaustiva con jabón es muy importante para estar sanos, como se ha visto con el covid-19.

Otra medida que se ha empleado con el covid-19 y que en el caso de este virus es imprescindible es el uso de mascarillas. Esto también sirve para la viruela del mono, sobre todo si se tienen síntomas respiratorios, ya que la enfermedad también puede transmitirse por gotas respiratorias.

También se recomienda en este caso desinfectar superficies, ya que según los CDC, las áreas en donde algún paciente con viruela del mono ha pasado tiempo y los objetos que ha tocado pueden ser infecciosos por un tiempo.

Al ser un ortopoxvirus, el de la viruela del mono es sensible a muchos desinfectantes y limpiar las superficies usadas por una persona enferma puede brindar una protección adicional, aunque no hace falta desinfectarlo todo, como hacíamos en los primeros meses de la pandemia del coronavirus.

5. Cubrirse el cuerpo en lugares públicos muy concurridos

Una forma de reducir el contacto piel con piel con personas potencialmente contagiosas es cubrirse el cuerpo. Así lo recomiendan los CDC para asistir a «festivales, eventos y conciertos» y demás lugares muy concurridos donde es imposible evitar el roce con otras personas.

En estos casos, para estar más tranquilos y por mayor prevención es recomendable usar ropa que cubra brazos y piernas.

6. Si eres elegible para la vacuna, póntela

Actualmente hay dos vacunas aprobadas en Estados Unidos para brindar protección contra la viruela del mono: la vacuna Jynneos, conocida como Imvamune/Imvanex en Europa, y la ACAM2000, una antigua vacuna contra la viruela.

La vacuna Jynneos es producida por Bavarian Nordic, una pequeña empresa de Dinamarca y se usa para prevenir la viruela y la viruela del mono en adultos mayores de 18 años con alto riesgo de infección con esos virus. Se administra en dos dosis con cuatro semanas de diferencia y contiene un segmento vivo del virus, pero debilitado o paralizado, por lo cual no puede replicarse pero sí activa la creación de anticuerpos contra la enfermedad. Fue aprobada en Europa en 2013 y la FDA la aprobó en 2019.

Por su parte, la vacuna ACAM2000 fue aprobada por la FDA en 2007 para inmunizar contra la viruela. Esta vacuna también se basa en un fragmento vivo del virus, pero que sí puede replicarse en las células humanas, por lo cual está asociada con efectos secundarios graves. Actualmente solo personal militar o empleados de laboratorios que trabajan con algunos virus específicos de la familia de la viruela, se la ponen, y no se está empleando para inmunizar contra la viruela del mono, por lo cual hay solo una vacuna disponible para la población en general, la Jynneos, lo cual está dificultando la disponibilidad de dosis.

Los CDC están recomendando que las vacunas se administren a las personas en riesgo de infectarse, lo cual incluye a quienes han estado expuestos al virus como a quienes saben que una pareja sexual ha estado expuesta al virus en las últimas dos semanas o ha sido diagnosticada con la enfermedad. También se incluyen personas con múltiples parejas sexuales que vien en las áreas que más casos del virus presentan. Es importante seguir los requisitos de elegibilidad de los departamentos locales de salud.

7. Mantente informado sobre las novedades de la enfermedad

Aunque es una enfermedad poco frecuente en el mundo pero que ya se conoce en países africanos, en donde es endémica, el brote de este año ha hecho que la enfermedad vuelva a estar en el centro de la investigación.

Nuevos datos y comportamientos del patógeno siguen saliendo y conociéndose poco a poco, por lo que es imprescindible mantenerse informados y no infundir miedo ni estigmatizar a nadie.

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si, porfavor
1
Únete a nuestra síntesis informativa
www.drvnoticias.com
¿Deseas recibir nuestra síntesis informativa?

NO ES UN GRUPO de Whatsapp