Multimedia

Netflix estrena ‘Duda razonable’, la historia de cuatro hombres inocentes inculpados de secuestro

Roberto conoció el caso cuando acudió a la penal de Macuspana, en Tabasco, donde realizó encuestas a 450 presos con la intención de conocer cifras sobre las prácticas de tortura

Después de Presunto culpableRoberto Hernández recurre de nueva cuenta al género documental para poner luz en el caso de cuatro hombres que enfrentan una condena por intento de secuestro en Tabasco.

Durante los últimos años, el cineasta desarrolló Duda razonable con la intención de evidenciar la mala praxis en la que incurrieron las autoridades a cargo del caso de Gonzalo García, Juan Luís López, Darwin Morales y Héctor Muñoz, quienes recibieron una condena, a pesar de haber sido absueltos.

La historia de esta miniserie que se estrenó hoy en Netflix arranca cuando Héctor baja de su auto para reclamar al conductor de una camioneta por un rozón en su coche. Lo que parecía un problema de tránsito se convirtió en una pesadilla, el conductor disparó y Héctor pidió ayuda en una gasolinera ubicada frente a las instalaciones de Pemex.

En ese mismo lugar se encontraban Juan Luis López y Gonzalo García. Darwin Morales fue detenido con otro hombre cerca del lugar. No se conocían y terminaron acusados por intento de secuestro.

“Cuando hicimos Presunto culpable teníamos un sistema muy diferente, ahora debe haber una presunción de inocencia, la defensa no tiene que mostrar la inocencia de la persona defendida, solo que haya una duda razonable y basta con eso para que el tribunal tenga que absolver, y en este caso hay un montón de dudas que nos indican que los hechos no ocurrieron como dice la parte acusadora”, dijo a M2 Roberto Hernández, quien tomó este caso hace seis años para visibilizarlo junto a su equipo legal.

A ellos se les acusa de intentar secuestrar a un hombre en plena luz del día, frente a la gasolinera más concurrida de Ciudad Pemex, frente a unas instalaciones de Pemex que están vigiladas por múltiples cámaras; ellos no tenían armas, Gonzalo ni celular tenía, los coches no eran idóneos. ¿Cómo cometer un secuestro sin armas, sin autos, sin celular y en plena luz del día, en el lugar más vigilado por cámaras?”, agregó Hernández.

Desde el momento de su detención, los cuatro hombres fueron sometidos a tortura, se les obligó a confesar el delito y delatar a sus cómplices. La miniserie cuenta con testimonios de los acusados y de sus familias, quienes comparten cómo este momento les cambió las vidas.

(Cuando se trata de secuestro) Hay un costo político enorme. Esto es un problema nacional, nos tocó verlo con el caso de Florence Cassez, hubo un conflicto diplomático. De ese tamaño es la reticencia para reconocer la inocencia de las personas que están acusadas de secuestro, y el problema es que ya no sabemos a quiénes tenemos en la cárcel”, dijo el director.

En el sitio

Roberto conoció el caso cuando acudió a la penal de Macuspana, en Tabasco, donde realizó encuestas a 450 presos con la intención de conocer cifras sobre las prácticas de tortura; después de sus resultados, el INEGI realizó la primera Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad con más de 60 mil presos y “los resultados muestran que se sigue empleando la tortura como método de investigación criminal”, dijo.

Duda razonable expone los esfuerzos de Roberto Hernández y del abogado defensor Andrés Andrade por demostrar la inocencia de los cuatro hombres señalados bajo estas circunstancias. 

 266 views

Tu opinión

Botón volver arriba
Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp
x