Cancún

Complejo hotelero en Cancún autosuministrará agua y tratará sus propias aguas residuales

Uno de los motivos para este proceso, mediante la desalinización de agua de mar, tiene también que ver con el beneficio fiscal en materia de la exención del pago del derecho por la explotación, uso o aprovechamiento de aguas salobres

La firma Ideurban Tecnologías ingresó a evaluación de impacto ambiental el proyecto para la construcción en Cancún de dos plantas potabilizadoras por filtración y ósmosis inversa, dos plantas de tratamiento de aguas residuales, ocho pozos de absorción, ocho pozos de aprovechamiento y ocho pozos de rechazo para “hacer autosuficiente el proyecto Grand Island, específicamente en cuanto a la dotación de agua potable y al tratamiento de aguas negras”, según se lee en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

En dicho documento se añade que los equipos seleccionados para realizar el trabajo de potabilización de agua serán proporcionados por la empresa Systems of water purification. “Se trata de la instalación de dos plantas de potabilización de agua por filtración y ósmosis inversa. Una planta con cuatro módulos para 2,000 habitaciones y la segunda con dos módulos para dar servicio a otras 1,000 habitaciones”.

Añaden que uno de los motivos para autosuministrarse agua potable mediante la desalinización de agua de mar tiene también que ver con el beneficio fiscal en materia de la exención del pago del derecho por la explotación, uso o aprovechamiento de aguas salobres, respecto de lo cual refieren “la Ley Federal de Derechos en su Artículo 224 fracción VI, que tiene por objeto que los usuarios tengan interés en usar aguas salobres para liberar volúmenes de mejor calidad o brindar una alternativa a los usuarios que por necesidad no disponen de otra fuente de abastecimiento, teniendo como principal efecto positivo un aumento de la disponibilidad de agua de primer uso, y que resulta de gran importancia mejorar la regulación en la gestión de las aguas salobres, con el objeto de incentivar su utilización en sustitución de las aguas dulces del país, bajo el principio de protección y conservación del recurso encaminado a su explotación, uso y aprovechamiento racional sin implicaciones  ambientales”.

Se trata del proyecto de Elías Sacal Cababie, propietario de Bay View Grand, firma que impulsa este hotel de 3,000 habitaciones y 10,000 millones de pesos en inversión, el cual fue presentado en una de las conferencias del presidente Andrés Manuel López Obrador en el 2019, pero pese a ello, no cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonaur) por suponer una sobrecarga a los servicios de agua potable y tratamiento de aguas negras en Cancún.

 99 views

Tu opinión

Botón volver arriba