Tokyo 2020

Juegos Paralímpicos de Tokio llegan a su fin

Con una destacada participación de la delegación mexicana, la justa deportiva paralímpica logró sortear los obstáculos de la pandemia de covid-19 y entrega la estafeta a París

Tokio puso fin este domingo a la XVI edición de los Juegos Paralímpicos, el punto y final a un largo viaje de ocho años, uno más de los previstos, y lo hizo con una Ceremonia de Clausura que fue una fiesta sonora y multicolor, y con una mirada esperanzadora al futuro y al legado olímpico y paralímpico puede dejar en la ciudad.

Una pandemia se cruzó en el sueño olímpico y paralímpico de la capital japonesa, la primera en organizar en dos ediciones las dos citas. El coronavirus, y no los problemas económicos o políticos, fue el gran e inesperado obstáculo con el que se toparon los organizadores y autoridades japonesas que, pese a todo, supieron batallar contra la incertidumbre y los problemas para sacar adelante un reto mayúsculo en el escenario más complejo previsto.

Y después de 12 días de alta competencia, Tokio cerró la justa de forma definitiva. Y lo hizo apostando por una fiesta mucho más animada, en consonancia con lo que suelen ser las Ceremonias de Clausura, que con la que inauguró el evento el pasado 25 de agosto, mucha más poética y simbólica, en la que invitó a volar sin complejos y en pos de la diversidad.

La delegación mexicana tuvo una destacada participación en la capital japonesa, superando lo realizado en Londres 2016 y en Río 2016, con un total de 22 preseas ( 7 de oro, 2 de plata y 13 de bronce), quedando aún lejos de su mejor cosecha, las 42 medallas obtenidas en 1980.

En esta ocasión, los organizadores dejaron claro un mensaje en el concepto de su fin de fiesta. ‘Moverse hacia delante’ fue el lema elegido, un mensaje de optimismo dentro de un mundo convulso todavía por el virus y ratificado con música, color, pirotecnia y alegría juvenil, algo que quizá se había echado de menos en la apertura, y apuntalando la idea de que Tokio también va a dar un paso adelante hacia una sociedad más inclusiva.

Finalmente, Yuriko Koike, gobernadora de Tokio, procedió a dar el relevo a París y a su alcaldesa Anne Hidalgo, con la candidatura francesa poniendo una porción a esta fiesta de despedida, con una sincronizada coreografía en el mismo estadio y una conexión en directo aderezada con la música del artista Pone, aquejado de ELA y que es capaz de producir mezclas musicales gracias al movimiento de sus ojos, ayudado por un software ocular. El esperanzador ‘Wonderful World’ de Louis Armstrong dio paso al apagado de la llama y al ‘sayonara y arigato’ a Tokio.

 221 views

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp