Nacional

Se complica embargo impuesto al camarón mexicano por parte de Estados Unidos

El intento de Conapesca de seguir exportando camarón de pesca ribereña a Estados Unidos, a pesar del embargo decretado el pasado 30 de abril, abrió un nuevo frente para México

El intento de Conapesca de seguir exportando camarón de pesca ribereña a Estados Unidos, a pesar del embargo decretado el pasado 30 de abril, abrió un nuevo frente para México, ya que ocasionó que la administración de Joe Biden pusiera los ojos sobre la captura artesanal que realizan comunidades de Sonora, Sinaloa y Baja California Sur, donde se producen más de 15 mil 700 toneladas por temporada.

El Gobierno de EU decidió retirar la certificación a todo el camarón silvestre de México, debido a que comprobó el mal uso de los Dispositivos Excluidores de Tortugas (Det’s), en la flota de altura, durante inspecciones realizadas en un período de dos años.

En respuesta, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), buscó negociar con Estados Unidos dejar abierta la exportación del camarón no industrial, capturado por comunidades ribereñas, tras comprometerse a entregar antes del 1 de junio una estrategia para diferenciar entre el producto capturado por barcos y las pequeñas embarcaciones (pangas).

En una carta dirigida a David Hogan, director de la Oficina de Conservación Marina del Departamento de Estado de EU, fechada el 17 de mayo, Bernardino Muñoz, director general de Planeación, Programación y Evaluación de Conapesca, hizo llegar información detallada de la pesca ribereña del camarón, distribución geográfica, tipos de redes y cantidad de embarcaciones con permisos vigentes, con el fin de obtener su visto bueno para no cerrar las fronteras al producto.

Lo que pretendía Estados Unidos es que nuestro país presentara una estrategia de trazabilidad para poder seguir la ruta del camarón desde que es capturado en el mar hasta que llega al consumidor final, con el fin de asegurarse que no provenía de la flota de altura que utiliza el método de redes de arrastre.

El problema vino después de que se revisó la información que entregó México. David Hogan, respondió que el Departamento de Estado de EU no está en condiciones de emitir una determinación sobre la exportación de camarón ribereño, ya que descubrieron un potencial impacto hacia las tortugas marinas por el uso de otras redes de pesca que no estaban identificadas en las pequeñas embarcaciones (redes de arrastre, atarraya, suripera y charangas), por lo que ahora tienen que examinar e inspeccionar su actividad.

En el caso de las pangas que utilizan el chinchorro de línea, Estados Unidos concluyó que «esta pesquería representa una amenaza significativa para las tortugas y no parece haber ninguna medida de mitigación. Por lo tanto, los camarones recolectados de esta manera no serían elegibles para ingresar a EU».

De esta forma, se abre un nuevo frente que tendrá que resolver Conapesca sobre el embargo de camarón a México, cuya temporada comienza en el mes de septiembre, ya que ahora además de los barcos, Estados Unidos quiere revisar las embarcaciones menores o pangas para disminuir los riesgos por pesca incidental de tortugas marinas.

Impacto en las comunidades

En entrevista con Excélsior, Juan Manuel García Caudillo, director de Pesca Responsable y Comercio Justo, dio a conocer que en total hay 21 mil 693 pangas, que ahora tendrían que ajustarse también a la regulación de Estados Unidos, si es que México quiere recuperar la certificación y reabrir el mercado para el camarón silvestre.

Detalló que en Sinaloa hay un padrón de 11 mil 532 embarcaciones ribereñas activas, mientras que en Sonora hay seis mil 146 y en Baja California Sur cuatro mil 15.

El experto agregó que a nivel nacional, la producción artesanal de camarón es de 38 mil 900 toneladas al año, que es una de las principales fuentes de ingresos para las comunidades pesqueras, la mayoría en situación de pobreza.

Lo que es un hecho es que en estos momentos, la venta de todo el camarón silvestre de origen mexicano está prohibida hasta nuevo aviso en Estados Unidos, ya sea capturado por la flota de altura o la pesca artesanal, lo que podría representar una pérdida de 257 millones de dólares al año.

 152 views

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp