Chetumal

Patrones se niegan a dar de alta en el IMSS a trabajadoras domésticas

Indican que los trámites son engorrosos, o simplemente por no estar dispuestos a pagar la “cuota extra”.

La gran mayoría de los patrones de Quintana Roo que tienen a su servicio una trabajadora doméstica, se niegan a darlas de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, ante los trámites engorrosos, o simplemente por no estar dispuestos a pagar la “cuota extra”.

El reporte más reciente del IMSS sobre este programa revela que en la entidad solamente 982 personas que prestan los servicios de aseos, asistencia y los relacionados con el hogar de un tercero, a cambio de una remuneración, fueron inscritos por sus patrones desde marzo del 2019, cuando fueron publicadas las bases para hacerlo.

Esta cantidad no representa ni el 3% de las 36 mil 217 personas que realizan trabajo doméstico remunerado en Quintana Roo, según el último Censo Económico del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Marisol Millán Orozco señala que, en su caso, tardó más de tres meses en concluir los trámites para dar de alta ante el IMSS a “Rosita”, su trabajadora doméstica desde hace siete años, pues ni en la ventanilla de la subdelegación en Chetumal ni en el portal del IMSS, el sistema facilita el registro de una empleada que tiene más de un patrón, pues es necesario que todos, al mismo tiempo, acuerden pagar la cuota de aportación.

Y es que el Inegi revela que el 78% de las trabajadoras domésticas en la entidad trabajan para más de una persona a la semana. La ley establece que para estos casos, cada uno de los empleadores deberá aportar una cantidad proporcional a los días trabajados.

Además, este pago debe realizarse los días 20 de cada mes ante una sucursal bancaria, pues aún no existe la opción de realizar el pago en línea, lo que a decir de Marisol “desanima a cubrir esta prestación, pues no es obligatoria”.

Otra razón es la cuota mensual, lo que representa un gasto “extra” para el trabajador. Una trabajadora doméstica que gane 250 pesos al día, por ejemplo, tendrá un salario mensual de 7 mil 500 pesos, en tanto que sus patrones deberán pagar una aportación de mil 812 pesos cada mes, de acuerdo al tabulador del IMSS.

César Antonio Luit, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Othón P. Blanco, señala que por esta situación es que tanto patrones como empleadas domésticas prefieren seguir en la informalidad, pues el costo “extra” suele ser restado de una parte del sueldo de la trabajadora.

Por eso prefieren seguir ganando un poco más, que tener acceso a los seguros de enfermedad y maternidad, riesgos de trabajo, invalidez, retiro, guardería y prestaciones sociales como acceso a una vivienda. Incluso si llega a ser obligatorio, muchas preferirán seguir de informales”, puntualizó.

 180 views

Tu opinión

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba