Multimedia

Rubén Castro, el madrileño embarazado, da a luz

Este joven trans de 27 años es el primer hombre que ha contado abiertamente la gestación de su hijo Luar, que vino al mundo el pasado sábado.

Luar llegó al mundo el primero de mayo como si quisiera rendir homenaje a su padre Rubén, el primer hombre embarazado de España, a quien le ha costado mucho trabajo cumplir su sueño. Este joven madrileño trans de 27 años ha tenido que superar las miradas extrañas, los comentarios, a menudo feos y soeces, y el recelo social y sanitario que generaba su condición de hombre encinta. Su hijo recién nacido ha sido la gran recompensa a tantos sinsabores. 

Fue el propio Rubén quien el domingo, Día de la Madre, compartió la feliz noticia acaecida 24 horas antes con sus seguidores de Instagram: «Luar ha llegado», anunció con una imagen del bebé agarrando su dedo. También se disculpaba por «el silencio, la ausencia y el no contestar a vuestros mensajes» ya que estaba «dándole la bienvenida al mundo a esta preciosidad que tengo por hijo». Y aprovechaba para agradecer las felicitaciones recibidas. «Ha sido lo más difícil y deseado que he vivido hasta ahora. La aventura solo acaba de empezar», escribió.

Luar, que significa en gallego resplandor de la luna, aún no lo sabe, pero en unos años tendrá conocimiento de su mediática historia ya que su padre es el primer hombre trans que ha querido contar abiertamente su historia, detallando casi mes a mes la gestación de la criatura, lidiando con sus náuseas, con el cansancio del embarazo y la dificultad para dormir, e inmortalizando todo este proceso para un documental, ‘Papa gestante’, con el que quiere dar visibilidad a la comunidad trans de la experiencia de la paternidad. 

«Se necesita dar a conocer estas historias y que otras personas que vienen detrás sepan que es posible, que se puede vivir algo así». La «aventura» no ha estado exenta de dificultades, como el propio Rubén ha ido explicando en entrevistas concedidas a lo largo de estos meses. «Me gustaría que mi experiencia sirviera en la educación, o en ámbitos como el laboral o sanitario para que si encuentran a una persona trans, tengan una base y sepan lo que es importante en estos casos. Se trata de allanar el camino al resto, porque es una realidad muy desconocida». 

A pesar de los rechazos, su ilusión ha podido con todo. «Cuando tú quieres algo, no hay nada que pueda con ello». De hecho, su deseo de ser padre ha condicionado su proceso de transición de mujer a hombre puesto que no quería poner en riesgo su fertilidad y no se decidió a iniciar un tratamiento hormonal hasta que congeló sus óvulos. Tampoco ha querido eliminarse las mamas porque desea dar el pecho a su bebé.

Rubén, que es educador infantil, está orgulloso de haber roto barreras. «He crecido con el mensaje que todos conocemos de que lo común es que quien gesta sea una mujer. Ante este discurso, no había cabida para más. No ha sido hasta que he conocido referentes cuando he podido entender que se puede no ser una mujer y gestar. Cuando descubrí esto fue superliberador y vi el cielo abierto».

 437 views

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp