Nacional

Estudio Mosaico, la prometedora vacuna contra VIH que prueba México

Desde su inicio en noviembre pasado en la Ciudad de México se han inscrito 65 voluntarios, de los 150 que serán reclutados

La pandemia de covid-19 eclipsó un hallazgo científico que el mundo esperaba desde hace 40 años: una nueva candidata a vacuna contra el VIH/SIDA, que en noviembre pasado inició la fase 3 de ensayos clínicos en México, Estados Unidos, Perú, Argentina y Brasil; así como en España, Italia y Polonia, a través del denominado Estudio Mosaico.

Se trata de una vacuna tetravalente desarrollada por la farmacéutica Janssen Vacunas, en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), que con el apoyo de la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH (HVTN), reclutará a 3 mil 800 pacientes de 58 centros de investigación de América y Europa. Una candidata prometedora, tras el fracaso de dos prototipos que usaban el vector adenovirus 5 (Ad5).

“Esta nueva vacuna está compuesta por un vector de adenovirus de tipo 26 (Ad26) que –se piensa–, no debería tener los problemas que del adenovirus 5. Además, está caracterizado por un conglomerado de proteínas muy heterogéneo que, por lo menos en las fases iniciales 1 y 2, mostró muy buenos resultados de inmunogenicidad, así como en estudios de primates no humanos, por eso que se piensa que este estudio debe de tener mejores resultados”, explicó en entrevista con MILENIO, Juan Sierra Madero, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

Por primera vez, México está incluido en un estudio para evaluar la eficacia y seguridad de una candidata a vacuna contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Participan el INCMNSZ, en colaboración con la Clínica Especializada Condesa en Ciudad de México, donde el doctor Sierra Madero es el investigador principal; también está integrado el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde de Guadalajara, Jalisco, y la Unidad de Atención Médica e Investigación en Salud (UNAMIS) de Mérida, Yucatán.

En conjunto, prevén reclutar a poco más de 250 voluntarios: hombres sanos de entre 18 a 60 años, que tengan sexo con otros hombres o personas transgénero que practican sexo con hombres. En Ciudad de México van inscritos 65 participantes de 150 que se prevén.

Tengo prácticas de riesgo y quiero servir

El 8 de marzo, Gustavo Escobar, un terapeuta que radica entre Ciudad de México y Veracruz, recibió su primera dosis como parte del Estudio Mosaico en la Clínica Condesa, ubicada en Iztapalapa.

“Ese día me fue súper bien, sólo tuve un poquito de entumecimiento, no sabíamos si me aplicaron el placebo o la vacuna real”, indicó.

Gustavo señaló que su determinación por participar en el ensayo clínico obedece a que su círculo de amistades ha sido afectado por el VIH, por lo que incluso se dedica a brindar acompañamiento por duelo y autorechazo a personas que viven con ese virus.

“Tengo prácticas de riesgo, es una realidad, y la otra razón es si puedo aportar algo a todo esto que me rodea, que estoy inmerso y que puede servir para alguien más; esa fue la razón que me llevó a participar. Vivo rodeado de personas que viven con VIH desde hace 15 años, entre amigos, ex parejas, colaboradores, todo mi mundo alrededor siempre han sido personas que viven con VIH”, relató.

Gustavo inició el trámite a través de la cuenta de Twitter del proyecto Mosaico; después, llenó un cuestionario que le enviaron por correo electrónico, tuvo una entrevista telefónica y finalmente se presentó en las instalaciones de la clínica donde, tras pasar el tercer filtro, le aplicaron la primera de cuatro dosis que recibirá en un año.

“Ha sido un proceso muy padre, porque son las personas más amables y profesionales que me han tocado en temas de salud en mi vida, te hacen sentir muy bien, te dan un seguimiento super estructurado”, aseguró.

A los ocho días de la aplicación, Gustavo pasó todo un día y noche bastante mal; “ya estaba avisado que podría pasar eso, pero en mi cabecita y por los tiempos que corren pensé que podría ser covid-19, porque sentía dolor en todo el cuerpo, tuve un poco de fiebre; pero me dijeron que todos los síntomas coinciden con la reacción tardía a la vacuna”, contó.

FUENTE: MILENIO

 210 views

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp