Internacional

El mundo se enfrenta a un aumento de la proliferación nuclear

En los últimos 20 años, la mayoría de los países con ambiciones nucleares han sido enclaves geopolíticos menores, como Libia y Siria

Treinta y un países, desde Brasil hasta Suecia, han coqueteado con las armas nucleares en un momento u otro. Diecisiete han lanzado un programa formal de armas. Solo diez produjeron una bomba. Hoy, nueve estados poseen armas nucleares, no más que hace un cuarto de siglo. Sin embargo, la larga lucha para detener la propagación de las armas más mortíferas del mundo está a punto de volverse más difícil.

En los últimos 20 años, la mayoría de los países con ambiciones nucleares han sido enclaves geopolíticos menores, como Libia y Siria. En la próxima década, es probable que la amenaza incluya pesos económicos y diplomáticos pesados cuyas ambiciones serían más difíciles de contener. El creciente dominio regional de China y el creciente arsenal nuclear de Corea del Norte persiguen a Corea del Sur y Japón, dos de las mayores potencias de Asia. La beligerancia de Irán y su programa nuclear se ciernen sobre países como Arabia Saudí y Turquía. La proliferación no es una reacción en cadena, pero es contagiosa. Una vez que las limitaciones comienzan a debilitarse, pueden fallar rápidamente.

Los presagios nucleares son malos. El control de armas entre Estados Unidos y Rusia, que vio recortes de 38.000 ojivasen su arsenal, una caída del 79%, en 1991-2010, ha disminuido. El 26 de enero, los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin acordaron extender el último pacto acordado, el tratado New start, por cinco años. Eso es bien recibido, pero las perspectivas de un seguimiento son escasas. China, India, Corea del Norte y Pakistán están expandiendo y modernizando sus fuerzas nucleares. Hay un pobre avance hacia el desarme global, el objetivo último del Tratado de No Proliferación (TNP), la piedra angular del orden nuclear. Un nuevo tratado de prohibición de la bomba, firmado por 86 países y que entró en vigor el 22 de enero, canaliza la frustración entre los que no tienen armas nucleares. Logra poco más.

Si las armas nucleares no desaparecen y las amenazas a la seguridad empeoran, algunos estados se verán tentados a buscar una bomba propia. En décadas pasadas, Estados Unidos mantuvo a raya a los aspirantes nucleares, amenazando con retirar las garantías de seguridad de amigos, como Taiwán, y utilizando sanciones y fuerza militar para disuadir a enemigos, como Irak. Sin embargo, la aceptación del poder estadounidense es hoy más débil. El tempestuoso mandato de Donald Trump ha sembrado dudas sobre las ganas de Estados Unidos de defender a los aliados y hacer cumplir las reglas. Se mantendrán, por mucho que Biden busque restaurar una política exterior ortodoxa.

Considere el paraguas nuclear que Estados Unidos extiende sobre los aliados asiáticos. Equivale a una promesa de que, si Corea del Norte o China atacan Seúl o Tokio, Estados Unidos tomaría represalias contra Pyongyang o Beijing. Durante décadas, Estados Unidos pudo emitir esa amenaza con la confianza de que sus propias ciudades estaban fuera del alcance de los misiles norcoreanos. Ahora no lo son. Un ataque estadounidense a Pyongyang pondría en peligro a San Francisco. Eso puede hacer que Biden se muestre reacio a actuar, un cálculo que podría envalentonar a Kim Jong Un para atacar Seúl. No es de extrañar que, particularmente en tiempos de crisis, la mayoría de los surcoreanos digan que les gustaría ver una vuelta de las armas nucleares tácticas estadounidenses retiradas de su territorio en 1991 o, en su defecto, una bomba surcoreana autóctona.

En democracias como Corea del Sur, Japón y Taiwán, las ambiciones nucleares se ven atenuadas por la realidad política. Oriente Medio es diferente. El acuerdo nuclear que restringe el programa nuclear de Irán está fracasando. Incluso si Biden lo reaviva, muchas de sus disposiciones expiran en una década. Si Irán en algún momento parece estar contemplando la posibilidad de convertirse en nuclear, Arabia Saudí no querrá quedarse atrás. Muhammad bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, tiene pocos controles internos sobre su autoridad y planes ambiciosos para la tecnología nuclear. Turquía bien podría seguirlo.

Si el orden nuclear comienza a desmoronarse, será casi imposible detenerlo. De ahí la importancia de actuar hoy. Estados Unidos, China, Europa y Rusia comparten el interés de detener la proliferación. A Rusia no le conviene un Irán nuclear más que a Estados Unidos. La perspectiva de un Japón con armas nucleares estaría entre las peores pesadillas de China. El acuerdo nuclear iraní de 2015 demostró que los rivales pueden dar una respuesta a la proliferación.

Los estados nucleares deberían comenzar con lo básico. Estados Unidos y Rusia todavía tienen el 90% de las ojivas nucleares del mundo, por lo que cualquier esfuerzo comienza con ellos. Ahora que se extenderá New start, deberían comenzar a trabajar en un sucesor que incluiría otras armas, como planeadores hipersónicos y ojivas de bajo rendimiento, que Rusia tiene en abundancia. También deberían discutirse ideas más radicales. Estados Unidos opera una tríada de fuerzas nucleares: depósitos de misiles en tierra, submarinos en el mar y bombarderos en el aire. Retirar los misiles terrestres demostraría un progreso genuino hacia el desarme, sin erosionar la disuasión.

El control de armas entre Estados Unidos y Rusia podría persuadir a China de que su arsenal existente podría sobrevivir a un ataque, ayudando a evitar un aumento desestabilizador de sus fuerzas. La moderación china, a su vez, tranquilizaría a India y Pakistán.

El papel más importante de Estados Unidos para calmar la tensión sobre Corea del Norte e Irán sigue siendo su valor como aliado, y aquí Biden ya prometió reparar los lazos. Incluso si una presidencia no es suficiente para restaurar la confianza por completo, Biden debería comenzar reafirmando y fortaleciendo el paraguas nuclear de Estados Unidos sobre Japón y Corea del Sur. Eso incluye el papel de las tropas estadounidenses en el terreno, que sirven no solo como una línea de defensa, sino también como una garantía para los aliados y una advertencia a los enemigos de que Estados Unidos no puede quedarse fuera de un conflicto.

Detener la proliferación también requiere detectarla. Es comprensible que las agencias de inteligencia se hayan centrado en los estados “del eje del mal”, como Irán. Su mirada debería ampliarse para incluir una alerta temprana de cambios en la tecnología nuclear, la opinión pública y las intenciones políticas en lugares como Corea del Sur o Turquía. El Organismo Internacional de Energía Atómica, el organismo de control nuclear del mundo, hace un trabajo encomiable al monitorear sitios nucleares civiles y vigilar el programa de Irán con el régimen de inspecciones más fuerte jamás instituido. Sin embargo, la agencia está sobrecargada y con fondos insuficientes, y necesita mantenerse al día con el cambio tecnológico.

El mundo tiene mucho en mente. Aun así, no puede permitirse el lujo de restar importancia a los peligros de la proliferación nuclear. La diplomacia nuclear actual puede parecer un trabajo laborioso, pero no es nada comparado con las letales inestabilidades que surgen cuando los rivales regionales con armas nucleares se enfrentan entre sí. No hay tiempo que perder.

 84 views

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp