COVID-19Nacional

Con miedo a rebrotes y una economía enferma, México superó las 100 mil muertes por Covid

México es hoy el cuarto país del mundo por muertos -detrás de Estados Unidos, Brasil e India- y el undécimo por contagios.

Sin tregua, el coronavirus ha dejado ya en México más de 100 mil fallecidos, un sistema de salud exhausto y una economía entre las cuerdas que amenaza a millones de personas, todo ello azuzado por un controvertido discurso oficialista.

México es hoy el cuarto país del mundo por muertos -detrás de Estados Unidos, Brasil e India- y el undécimo por contagios.

Los un millón 19 mil 543 casos y 100 mil 104 decesos confirmados rebasan por mucho las primeras proyecciones de Gobierno, que evitan ya hacer estimaciones del impacto al ver sobrepasadas todas sus métricas.

Positivamente, el país ha capeado la crisis y no ha registrado imágenes trágicas de hospitales colapsados o cuerpos en las calles, pero arrastra un sinfín de problemas con consecuencias difíciles de predecir.

COMBATE DESIGUAL

El sistema de salud está agotado con trabajadores sanitarios enfrentando a este tramposo virus y a veces incluso dejándose la vida.

El país acumula 144 mil 83 profesionales de la salud contagiados y mil 924 defunciones confirmadas y Amnistía Internacional alertó que México es el país del mundo con más decesos de personal médico.

En el Hospital Juárez de México trabajan a un ritmo frenético y aunque ahora la ocupación es del 67 % en el área Covid-19, los meses han dejado mella.

Tratamos a «un paciente que está al borde de la muerte, y tienes que estar ahí todo el tiempo. Y no es uno, son muchos pacientes», explica la encargada de Terapia Intensiva en Área Covid del hospital, Jessica Garduño.

La doctora, especialista en medicina crítica, apela a la «fuerza mental» y reconoce que algunos compañeros han caído incluso en depresión. Además, se muestra muy preocupada por esta compleja dicotomía: mientras el sistema de salud se consume, parte de la ciudadanía vive despreocupada.

El pasado fin de semana, por ejemplo, centenares de bañistas abarrotaron las playas de Acapulco.

«En mi país los recursos se van a ir agotando, como en todos lados. (…) Y el problema es que la gente allá fuera no se cuida, no guarda la distancia», lamenta.

Los pacientes no han dejado de llegar a este hospital de referencia. Personas como María del Rosario Jhweste, que a sus 69 años lleva siete días internada.

«No sé cómo haya sido, pero caí», cuenta la mujer con un hilo de voz. A diferencia de tantos otros, ella «sí» cree en el virus y siempre usa mascarilla, sobre todo desde que murió su cuñada por Covid-19 el 26 de junio.

A su lado, Margarita Hernández no deja de toser. Tiene 59 años, es limpiadora y no se confinó al primer síntoma. La economía familiar manda.

«En el día me sentía bien y en la tarde llegaba y me sentía cansada, agotada. Pero tenía que echarle ganas, que trabajar», expresa.

Hasta que el cuerpo le dijo basta y fue hospitalizada.

CHOQUE DE VISIONES

Autoridades y expertos debaten sobre si el país vive una «segunda ola» como en naciones europeas o si todavía continúa la primera.

México tuvo su primer caso a finales de febrero pasado y cerró todas las actividades no esenciales en abril y mayo, aunque el confinamiento no era estricto para no perjudicar a millones de trabajadores informales.

Recientemente, las autoridades reconocieron rebrotes en varios estados del país y la capital volvió a cerrar bares y recortó horarios de restaurantes, cines y museos.

En este contexto no ha dejado de sorprender -incluso escandalizar- la visión del presidente y parte de su séquito.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no usa nunca mascarilla a sus 67 años y dice que sus asesores no se lo aconsejan.

Y aunque impulsó acuerdos con hospitales privados para evitar la saturación del sector e impulsó en la ONU una resolución a favor de la vacuna universal, abundan las contradicciones.

A principios de la pandemia, se estimaba que habría menos de 10 mil muertos, una cifra hoy totalmente desbordada, con todo el dolor que inflige.

Pero para el secretario de Salud, Jorge Alcocer, la pandemia está «en control», y aunque hay un alza de contagios, se ha disminuido el número de fallecimientos.

«México es de los países de América con menos fallecidos en proporción a su población», recordó este mismo viernes López Obrador, quien aseguró que desde el Gobierno «hemos hecho todo y lo vamos a seguir haciendo».

Estas afirmaciones contrastan con los propios datos oficiales que reflejan, por ejemplo, un claro subregistro.

Las autoridades computaron entre enero y septiembre de 2020 un exceso de mortalidad del 37 % con 193 mil muertes más de las esperadas.

La gestión de la pandemia ha sido muy criticada y causado enormes tiranteces con los estados y la oposición.

Para Malaquías López, profesor de Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la no obligatoriedad de usar cubrebocas, el exceso de movilidad y, sobre todo, la falta de pruebas, dispararon la epidemia. «Trabajamos a ciegas», dice a Efe.

Además, definió las predicciones gubernamentales como «fatalmente equivocadas» por estipular una reapertura social y económica desde junio, cuando había un alto nivel de contagios.

Además, lamenta que se apueste por la «mitigación» en lugar de la prevención: «Esta guerra se tenía que ganar entre la comunidad, no en el hospital».

MILLONES DE DAMNIFICADOS

México registró una caída histórica del producto interior bruto (PIB) del 18,7 % interanual en el segundo trimestre, repuntando el tercer trimestre un 12 % frente a los tres meses anteriores.

Según el presidente, la economía se está recuperando, aunque oficialmente se estima una caída del 8 % en 2020.

Para millones de mexicanos, estos datos son papel mojado. El país tiene unos 50 millones de pobres (41,9 %), y varios organismos estiman que al menos otros 10 millones podrían caer en ella.

«Ha habido un deterioro muy importante de la economía que ha afectado principalmente a la población más vulnerable», dice Violeta Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Económicas la UNAM.

Según datos oficiales, se han recuperado más de 400 mil puestos del 1,1 millones de empleos formales desvanecidos.

Pero más de la mitad de la población activa trabaja informalmente. En este precario sector, se perdieron 12 millones de empleos y se han recuperado unos siete.

«Esta recuperación sin duda tiene que ver con la fuerte emergencia en que entraron las familias. Ya no podían aguantar más tiempo de confinamiento», opina la economista, quien teme «efectos devastadores» a mediano plazo.

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp