Internacional

Estados Unidos supera los 96,000 muertos de coronavirus; expertos temen brotes por feriado

Estados Unidos alcanzó este sábado 1,614,095 casos confirmados de COVID-19, mientras que la cifra de muertos se sitúa en 96,761, de acuerdo con el recuento de NBC News.

WASHINGTON – Estados Unidos alcanzó este sábado 1,614,095 casos confirmados de COVID-19, mientras que la cifra de muertos se sitúa en 96,761, de acuerdo con el recuento de NBC News.

El estado de Nueva York se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en EEUU con 368,090 casos confirmados y 29,858 fallecidos, una cifra parecida a la de Francia y solo por debajo del Reino Unido e Italia.

Después de Nueva York, algunos de los estados más afectados son: Nueva Jersey (154,236 contagios, 10,985 muertes), Massachusetts (90,889 infectados, 6,228 muertes) y Michigan (53,913 infectados, 5,158 muertes), e Illinois (105,444 contagios, 4,715 muertes).

El balance provisional de fallecidos de más de 95,000 fallecidos se aproxima a las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes; pero ha superado ya con creces los cálculos más optimistas que hizo «a posteriori» el presidente Donald Trump de entre 50,000 y 60,000 fallecidos.

Desde entonces, sin embargo, Trump ha aumentado su pronóstico en varias ocasiones hasta reconocer en su cálculo más reciente que la cifra final probablemente estará entre 100,000 y 110,000 muertos.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para comienzos de agosto la crisis habrá dejado más de 143,000 muertes en EEUU.

DISTANCIAMIENTO DURANTE EL FIN DE SEMANA LARGO

Millones de estadounidenses se aprestan a emerger de su confinamiento por el coronavirus e incursionar tentativamente fuera de sus casas para celebrar el fin de semana del Día de los Caídos en Guerras en playas y reuniones familiares, aumentando los temores entre las autoridades de salud pública de que grandes congregaciones puedan causar el resurgimiento de brotes de COVID-19.

Los expertos médicos advierten que el virus no va a tomarse el feriado que marca el inicio tradicional de la temporada de verano. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continúan recomendando que las personas se queden en casa, eviten las multitudes y contacten a familiares y amigos por teléfono o videochat.

El doctor Seth Cohen, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Washington en Seattle, recomendó que las personas que participen en celebraciones mantengan una distancia apropiada unas de otras, usen mascarillas y eviten compartir comida y bebidas.

“Poncheras. Nachos. Esas cosas hay que evitarlas”, dijo Cohen.

El fin de semana del feriado llega en medio de la peor situación económica en décadas. Decenas de millones de personas han sido despedidas desde que estalló la pandemia en marzo y forzó a cerrar, al menos temporalmente, muchos negocios, incluyendo muchos destinos veraniegos populares. El desempleo ha llegado a su nivel más alto desde la Gran Depresión, y el jueves, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell dijo que los prospectos para una recuperación seguirán poco claros hasta que se resuelva la crisis de salud.

Muchos eventos tradicionales del Día de los Caídos en Guerras han sido cancelados o acotados, incluyendo conciertos y espectáculos de fuegos artificiales. Las playas, parques y piscinas siguen cerradas en casi todo el país.

Pero numerosos lugares públicos estarán abiertos, con restricciones.

MUCHOS TEMEN VOLVER A RESTAURANTES O GIMNASIOS

Es poco probable que la mayoría de los estadounidenses regrese pronto a los restaurantes, bares, teatros o gimnasios, a pesar de que las autoridades estatales y locales de todo el país permitan cada vez más la reapertura de negocios, según una nueva encuesta realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

Esa vacilación a raíz de la pandemia de coronavirus podría frenar cualquier recuperación de lo que ha sido la recesión económica más aguda y más rápida en la historia de EEUU.

Apenas el 42% de quienes asistían a conciertos, películas, teatros o eventos deportivos al menos una vez al mes antes del brote dicen que lo harían en las próximas semanas si pudieran. Solo alrededor de la mitad de los que regularmente iban a comer a restaurantes, se ejercitaban en el gimnasio o viajaban dijeron que se sentirían cómodos volviendo a hacerlo.

Alrededor de una cuarta parte de los encuestados dijeron que alguien en su familia perdió el trabajo en medio de esta recesión y que aproximadamente la mitad ha perdido parte de los ingresos para el hogar, ya sea por despido, recorte salarial, menos horas de trabajo o tiempo libre no remunerado. La mayoría de aquellos cuyo hogar sufrió un despido aún creen que regresarán a su empleo anterior, pero la proporción que espera que su trabajo haya desaparecido aumentó ligeramente en el último mes, al pasar del 20% al 30%.

El 49% de los estadounidenses aprueba cómo Trump está manejando la economía, según la encuesta. Esa aprobación ha disminuido en los últimos dos meses, frente al 56% en marzo. Aun así, el número sigue siendo relativamente positivo para Trump, cuyo índice de aprobación general es del 41%.

FUENTE: TELEMUNDO HOUSTON

Tu opinión

Publicaciones relacionadas

¿Cuál es tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Recibe nuestra síntesis informativa | Whatsapp